La moneda y la historia detrás de su origen

La moneda y la historia detrás de su origen

Desde tiempos muy antiguos, el humano ha vivido comerciando para subsistir. EL comercio ha sido el mismo desde su creación, o al menos su esencia. Se trata de intercambiar valores; una persona asiste a un lugar donde venden algún producto en específico y lo obtiene otorgando una paga. Hoy en día, esa paga se hace con dinero: monedas, billetes, digital, crédito, etc.

No obstante, antes de que se acuñaran las primeras monedas, se usaban los mismos objetos de intercambio como un tipo de moneda. El tipo variaba de región a región y acorde a los tiempos del año.

Algunas de las diferentes formas de monedas de cambio, que el humano ha usado a lo largo de la historia son:

  • Jabón
  • Cacao
  • Sal
  • Granos: trigo, maíz, etc.
  • Tabaco
  • Animales: el animal en sí, hasta sus pieles, dientes, plumas y cualquier producto de valor que pueda obtenerse.

La moneda de cambio más antigua, de la que se tiene registro, son las vacas o el ganado vacuno.

Sin embargo, con el paso del tiempo se fue modificando este sistema, hasta la creación de la moneda. Data una versión del siglo VII A.C., cuando fueron acuñadas las primeras monedas. Este hecho histórico fue iniciado por los griegos. El material de su elaboración era el “electro”, una combinación o aleación entre oro y plata, además, eran acuñadas con martillo y tenían su marca de autenticidad.

Con el tiempo, este sistema se fue mejorando y propagando por todo el comercio del mundo. Monedas redondas con forma irregular, con caras de los líderes, hechas con oro y/o plata y muy bien apreciadas por la sociedad.

Hoy en día, se sigue usando este sistema y existen diferentes tipos de divisas en cada país o región. Ahora son monedas bien estilizadas, perfectamente redondas, acuñadas de forma mecánica, con materiales alternos y de diferentes denominaciones.

Síguenos en LUMO Financiera y nuestras redes para más notas sobre curiosidades financieras.