La importancia de la mecanización del campo mexicano

Lumo

La importancia de la mecanización del campo mexicano

A través de la mecanización agrícola se promueve el crecimiento económico, gracias a que permite que se obtengan mayores rendimientos por hectárea. Esto brinda la posibilidad de realizar más de una siembra por año en una misma superficie, entre otros beneficios. 

La mecanización es crucial para la producción agrícola; según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), países en vías de desarrollo, como el nuestro, históricamente suelen abandonar el campo por falta de inversión o proyectos a largo plazo. Aun así, en México  la actividad agrícola se ha visto beneficiada en los últimos años gracias a los avances tecnológicos de la industria agrícola.

El contar con la infraestructura necesaria para la producción agrícola, permite que se puedan cultivar mayores áreas, y al mismo tiempo, conservar los recursos naturales. Por otro lado, la aplicación de tecnologías amigables con el medio ambiente, permite a los agricultores producir cultivos de manera más eficiente utilizando menos energía.

Por si fuera poco, la mecanización agrícola contribuye significativamente al desarrollo de cadenas de valor y sistemas alimentarios, ya que tiene el potencial de hacer que las actividades de postcosecha, procesamiento y comercialización sean más eficientes, eficaces y sustentables.

En LUMO Financiera del Centro contamos con la maquinaria necesaria para impulsar el campo mexicano. Estamos seguros de que aumentar el alcance de la mecanización no implica necesariamente hacer grandes inversiones. Deben atenderse realmente las demandas de los pequeños y medianos productores para contribuir a la transformación productiva del campo y del país.

Es por esta razón que apoyamos la actual estrategia del gobierno federal que busca aumentar la productividad de los pequeños y medianos productores, pues representan el 90 por ciento del total de productores del país y generan la mitad de la producción nacional. Estamos seguros que ahora más que nunca deben sentarse las bases de una nueva política para el sector agropecuario mexicano. De esta manera será posible garantizar la seguridad alimentaria, a nivel nacional.